logo Digitalia
Advanced Search
50 voces incrédulas: Por qué somos ateos

50 voces incrédulas: Por qué somos ateos

  • Author: Blackford, Russell; Schüklenk, Udo (eds.)
  • Publisher: Biblioteca Buridán
  • ISBN: 9788415216681
  • Place of publication:  Barcelona , Spain
  • Year: 2009
  • Pages: 432

Viewers online:

  • ReadSpeaker

    Download options

  • Adobe DRM Adobe DRM
    Checkout
    Non available
  • Available
  • Mode: Loan
  • Loan duration: 20 days
  • Permissions: Read
  • Format: PDF
Register for added functions

Caption:

Este libro es una colección de ensayos originales escritos por un elenco internacional de profesionales en diversos campos -académico, filosófico, científico, literario, periodístico y político- acerca de la incredulidad personal respecto a la supuesta existencia de un poder sobrenatural. Los autores de estos ensayos presentan una serie de argumentos, meticulosamente considerados, sobre por qué rechazan la idea de una deidad que gobierna el universo y los asuntos humanos. Varios de los ensayos abordan también temas como el papel social de la religión y sus alternativas. Las contribuciones abarcan una extraordinaria diversidad de puntos de vista y de enfoques, que van desde los argumentos filosóficos más rigurosos a relatos muy personales sobre cómo y por qué cada uno de los notables pensadores seleccionados optó por rechazar la presencia de la religión en su vida. Dirigido a una audiencia plural -no importa que el posible lector se considere creyente o que se considere escéptico, agnóstico o ateo- la lectura de estos ensayos constituye un viaje intelectualmente estimulante acerca de la posibilidad que tienen las personas razonables y racionales en cualquier parte del mundo de vivir sin las muletas de la religión. No todos los autores están de acuerdo en todos los puntos tratados, pero todos ellos comparten un ethos unificador definido por su rechazo de las religiones convencionales y por su aceptación del humanismo secular.Hay muchas formas de perder la fe, pero todas son iluminadoras, pues una voz incrédula es por definición una voz racional.